viernes, abril 30, 2010

De marrón, por último:

La pintura es de Belén Conthe

      OCRE

      Los ramas de los abedules

      y los álamos se desvisten.

      Hace meses, se intercambiaban

      abanicos con los castaños,

      con los robles, y murmuraban

      entre sí: ¿se marchará el verano?


      Ahora, sin ruido,

      más abrazados por el ábrego

      que por cualquier otra humedad,

      dejan caer lo que no sirve,

      los tejidos

      agotados, la clorofila

      inerte.

      Y alfombran

      el recorrido de los parques

      con la tonalidad pacífica

      de un retorno a la lana.


      No es cierto que el ocre me invite

      a la tristeza.


      No hace calor,

      una tormenta ruge lejos,

      y los fragmentos de las telas

      de los árboles se asemejan

      a papelillos verdes,

      granates, amarillos…


      Es ocre mi día y no está

      triste, sólo está reposado.

1 comentario:

Inma BabiaS dijo...

¿El último?
Se me hicieron cortas las coloricanciones, y además queda primavera...

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas