viernes, julio 31, 2009

Otro texto para otra pintora


Estrella María, pintora y escultora toledana. En el catálogo de una de sus exposiciones incluí este poema. Ella me regaló la deliciosa pintura que presento.







      Una mujer de papel de agua
      pesca pájaros verticales
      para volarlos a la luna.

      El agua de estrella
      de papel
      nocturno
      peina a la mujer con sedosos
      abanicos antiguos de leche
      divina.

      El agua
      de papel que besa
      a la mujer trae
      signos
      de las hechiceras dormidas.

      Cuerpos desenjaulados miran
      fibras de acero trasladándose,
      flotando como hilos de araña
      del otoño.

      Y la mujer teje en el agua
      la escritura mágica
      de un papel
      melodía,
      un plateado papel donde
      alguien está escribiendo al tiempo
      conjurándolo.

      Agua de papel de mujer
      que nos lleva a secretos nidos,
      que nos vuela
      a su misteriosa
      sabiduría de la tierra.


viernes, julio 24, 2009

Algunas fotografías y III


TELÚRICO*

      Golpea con el tirso en tierra, tiembla la arista negra, el borde del basalto.

      Ebria divinidad, azufre caliente, amo de los seísmos, de la raíz de tomateras
      solitarias, golpea y surge el agua hendiendo la escoria, penetrando el labio
      requemado.

      Aquí el hombre escucha silbar en las solfataras el canto del origen, el formidable taconeo del corazón de los planetas.

      Aquí se afila la obsidiana para sajar en dos al cielo; acaso llueva, acaso el cielo caiga.

      El hombre, aquí, reclama al hombre extraño: ese dios terrenal de la ceniza fértil y su vino.

* Título de la fotografía de Félix Pantoja




      Tercer movimiento - Vivaldi

      jueves, julio 16, 2009

      Algunas fotografías II


        ÁGAVE, AGAVE


        Entre los espinares y palmitos
        la cintura de la bacante
        tendida. Bajo su piel de duna
        breves escarabajos buscan
        cuerpos medio enterrados de calor.

        ¿Qué dioses calcinados caen
        por los acantilados?

        ¿Qué rastros resucitan
        lenguas volcánicas en playas
        donde mujeres pez
        trenzan las posidonias del sosiego?

        Indiferentes correlimos
        cosechan larvas en el fango
        salitroso
        y elegantes flamencos displicentes
        apenas miran si despliegan
        sus alas sobre la belleza.

        Éste es el silencio propicio
        para la transparencia.

        La mirada se demora en la espuma
        y caracolea la arena:
        atrapa
        una blancura y eterniza
        a los dioses lagarto y otros dioses
        tendidos en la arena como agaves.



      jueves, julio 09, 2009

      Algunas fotografías I

      Félix Pantoja, fotógrafo toledano, expuso sus trabajos, hace unos años, en el Círculo de Arte de la ciudad. Y me pidió unos poemas para inaugurar dicha exposición.






          Fusión, por F. P.



          RÍO TINTO

          Tengo que escuchar
          Verano porteño
          de Astor Piazzolla, aquel directo
          grabado en Central Park,
          para no sumergir mi mano
          en el agua roja, más ocre
          que todas las monedas hechas
          con los dientes de los mineros,
          más roja que el olor a hierro
          de las ruinas.

          Me pregunto por qué acompaño
          a la instantánea del fluir,
          detenida por un destello
          hechizador de la pupila,
          con esta cadencia que nada
          tiene que ver con la comarca
          de Las Minas, junto a la Sierra
          de Aracena y el corazón
          ferruginoso de las lágrimas…

          O quizá sí,
          es eso justamente, el llanto,
          el bandoneón dando golpes,
          invocando el sudor, las voces,
          laderas corroídas, fotos
          volando entre las vagonetas,
          trayendo un raro ritmo a tango
          ( y a la miseria, creo)

          y el Río, rojo
          de sangre, sucio de las cárceles
          y del paso de baile
          de los desaparecidos,
          amarillo, que tal color
          adquiere el humo del olvido.

          Si escuchas el Verano
          de Piazzolla detrás
          de las fotografías,
          -tanta desatención, tantísimo
          abandono- baja la encina
          floreciendo al Tinto; pequeña
          vida frugal como esa música
          cubriendo las heridas.

          Ya sé que es imposible ver
          florecer a una encina sobre
          el orín del hierro…
          tan imposible
          como escuchar a Astor Piazzolla
          en Central Park o refrescar
          mis manos en la foto.


      Verano Porteño - - Tango - Astor Piazzolla

      jueves, julio 02, 2009

      Poemas Aniversario y V



          En el resto del tiempo
          no
          respiro, el tiempo fuera es sed;

          todos los ruidos de las sombras
          duelen, todo el tiempo que resta
          se hace tortura, se atormenta
          con deslealtades, carencias
          en eriales de duelos,
          despedidas y un desamor
          tenaz que aloca los propósitos
          más dulces
          y feraces.

          Pero me invita el perfume
          de las mimosas
          detrás del muro, en el jardín,

          oigo a las tórtolas tranquilas
          del almez
          y
          distingo lo que hablan los peces
          del estanque.

          Está la puerta abierta y entro
          y cuando entro eres Tú quien conoce
          mi sequía.

          Sé del secreto
          de este jardín velado
          a las miradas
          porque no brilla otro secreto
          sino mío.

          Y según entro,
          Amado, y me abandono y quiero
          la costumbre del jardín,
          se desmorona en el umbral
          el tiempo como arena.

          Nada me viste, nada queda
          engañoso…

          Sólo el instante persevera
          sólo la soledad contigo,
          dentro.

          Sólo el instante,
          dejando mi cuidado
          entre las azucenas olvidado
          .


      Datos personales

      Se ha producido un error en este gadget.

      Archivo del blog




      Creative Commons License
      Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
      Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas