sábado, diciembre 19, 2009

Idolatrías: Reloj de sol


      RELOJ DE SOL


      Como dos

      mujeres que se amaran entre sí,

      se deshabita el agua y acaricia

      el hielo,

      y tanto lo desea que se hiela

      quemándose,

      solidificándose

      con la materia amada.


      ¿Qué griterío de gaviotas turba

      esta reminiscencia

      de transfiguración?


      ¿Qué ballenas arriesgan su volumen

      para palpar en la llanura el cuerpo

      contenido de Amundsen?


      ¿Qué submarinos periscopian albos

      abrazos femeninos,

      y observan demasiado y no consiguen

      consolarse?


      Y la luz

      inaugura la elipse del jadeo

      e inicia un meridiano

      de persuasión que asusta a tantos hombres.


      Allí,

      muy lejos,

      donde el sexo no varonil desplaza

      a las auroras.


      Allí,

      muy lejos,

      donde nadie se atreve a adormecerse.


Esperanza Spalding

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y tú tan lejos y tan cerca.

Un abrazo en mi casa jardín estos días.
Sara

Inma BabiaS dijo...

Felices soles - y nieves y vientos, que también les toca-
Un abrazo, poeta

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas