domingo, junio 21, 2009

Poemas Aniversario III



      Este metal hecho de ausencia
      se deshace en mis manos

      y de dureza y frío y filo
      se vuelve raso como calma
      caricia empapando mi piel
      con su soltura.

      Atraviesa mi concha,
      donde nadaron salivillas
      ácidas desova, se aloja
      en cualquier carne de aflicción,
      en cualquier pliegue riguroso
      que no sea alearse bajo
      su deseo, bajo su intruso
      deleite
      de precioso metal que nadie
      escucha.

      Y consigue el lado lunar
      de mi piel,
      consigue dentro derribarme
      el orgullo, domarme el alma,

      me atrapa, interno, hasta humillarme,
      hasta ser yo su nido,

      y cuando me ha habitado y mueve
      el pulso que me asiste nada
      tiembla, nadie lo percibe.

      Y vuelve a endurecerse, vuelve
      a su oro hiriendo mientras me ama,
      enjoyando mi sangre,
      regalándome vida.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me temo que no es cosa de las fuentes. Veremos.
Hasta ahora, mi reina.
Kit

Anónimo dijo...

!Qué contraste tan extraordinario de imágenes! Las palabras... nieblas tibias de verano; pareciera que flotaramos todos dentro.Dixit.-

Inma BabiaS dijo...

y tu regalándonos poesía ;)

Anónimo dijo...

Y tu poesía y...esa música y una pintora nueva para mí ¿qué mas pedirte? O mejor ¿ qué te podría yo dar?

Sara

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas