sábado, febrero 14, 2009

Revista Hermes, nº 20. Primer poema




      Perros en un campo amarillo

      Aspectos que septiembre recupera
      de la melancolía,
      esa que conocéis.

      Cielo falso azul, mate y quebradizo
      y un extraño cansancio absorto allí.

      Entre paja dos manchas; lo que estuvo
      practicando la magia con el tiempo
      pierde clarividencia
      se hace escolar y torpe.

      Son ciertas e inquietantes; la mañana
      ha levantado el polvo que quería
      volar.


      Son ciertas
      como brazos que arrasan los rastrojos
      cuando queman
      y se mueven y vagan, no se sabe
      qué instinto.

      Amenazarían la carretera,
      sanguinolentos bultos
      sin silbido,
      manchas prensadas, poco a poco asfalto,
      después indiferencia
      o desviar la vista.

      Esos hijos del sequedal asustan,
      no se sabe qué deseo.

      Esos hijos del polvo y del cansancio.



..... - Piazzolla

4 comentarios:

almena dijo...

Cómo me gusta la mañana de domingo disfrutada con un trocito de belleza poética de ogigia...
:)

Beso!

¡nuevo look!

Anónimo dijo...

yo hago pocos comentarios en tu blog porque suelo quedarme sin respiración después de leerte. mirando las palabras que escribes y su ritmo. Sigues siendo impresionante y a mi solo se me ocurren ruidos de exclamaciones al leerte porque las palabras y su ritmo los tienes guardados tú y nos los regalas. Gracias wapa por pasearte y quedarte un ratito en mi rincón.

Inma BabiaS dijo...

Vuela Febrero... y volverá Septiembre.
Un abrazo, poeta ;)

Algaire dijo...

Me gusta, tiene una gran fuerza expresiva.
Un saludo

Datos personales

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas