viernes, enero 25, 2008

Entra el viento de olor ciruela...IV






        Mujer con ánfora




        Sostenida
        por dos plumas
        si camina
        o regala.

        Es la arcilla
        que levanta
        del letargo
        a las aguas
        y reúne
        en un vaso
        la raíz
        del milagro.

        ¿Qué nos trae
        de la linde
        donde diosas
        antiquísimas
        se acomodan
        sobre el pánico?

        ¿Qué oro trae,
        qué manzanas
        esquivando
        la certeza?

        Tú la llamas
        agraciar,
        conceder
        una luna.

        Yo la llamo
        peligrosa
        alegría.




De mismo título que la pintura.
Música de Ernesto Nazareth

viernes, enero 18, 2008

Entra el viento de olor ciruela...III








Bañistas en el río




Fronda, a la manera de una cúpula, guarda
lo privado que permanece resistiéndose
con el río, con la fresca pigmentación
de los cuerpos.

No es recordar ni la nostalgia
del agua oscura, viva, limpia…
bebe reflejos,
acechadas de abejaruco.

No, no es desear lo imposible.

En tu rostro, hermano, manchas de sol y sombra
con las ramas, con las avispas.
Sé que el pez del mundo se sostiene en mi pelo
mojado sólo por antojo
y entre los dedos de los pies de Raquelita
se deslizan algas del júbilo.

Y las mujeres de la orilla
nos conceden
un obsequio libelulado,
nos besan sin verlas, nos cubren
con su secreto sin evocar la amenaza
de los sacrificios.

No, no es desear lo imposible.








Música: Mozart Camargo Guarnieri
La pintura de Matisse lleva el mísmo título que el poema

sábado, enero 12, 2008

Entra el viento de olor ciruela...II





Ícaro




Alcanzar los insectos que comen partículas
lunares al amanecer,

congregarme con los vencejos despreciando
el sentido común, el lazo
discreto de la insuficiencia,

precipitarme hacia la altura,

que me crezca la barba joven
de Matisse atado a la cama,

caer, que estalle el corazón,
que se me abra el pecho de escarcha
diciendo adiós al Everest.

Yo soy más poderosa, soy
más frágil.



(Música de Ernesto Nazareth
Título de la pintura: Icarus)


lunes, enero 07, 2008

Entra el viento de olor ciruela... I





Finalizada la serie de EN LA PIZARRA UN POEMA vuelvo a la pintura.



En este año 2008 Jesús Pino y yo volveremos a publicar otro libro juntos : ENTRA EL VIENTO DE OLOR CIRUELA, dedicado a Matisse, por mi parte y, por parte de Pino, a Mondrian.




Como ya están en imprenta "estos papeles" iré poniendo los poemas sobre Matisse. Sus titulos son los mismos que los de las pinturas elegidas. La música que los acompañará se acerca a Debussy y a dos compositores brasileños de clásica: Ernesto Nazareth y Mozart Camargo Guarnieri.





H. Matisse fotografiado por Henri Cartier-Bresson



Henri Cartier-Bresson nos cuenta cómo, dificultosamente,
el otro Henri
se levantaba de la cama para saludar al enigma
joven del día, marinero.
Estuvo tumbado pintando con el gato negro tranquilo
entre las piernas y una luz
sólo de esa mañana.

El otro Henri
diferencia en el luminaria
briznas del pasto de la noche, rezagadas y juguetonas,
tras lo suntuoso
de tanta claridad salina.

Imperceptibles pizcas
de visitantes
que han curioseado sin ruido en las salseras del color,
visitantes que pretendían
transformarse en azul de Niza.

Cartier-Bresson contempla al otro
Henri
cómo, elegante de perfil,
octogenario,
zurea a sus palomas. Viene
una de ellas, revolotea en la cabeza del fotógrafo
y halla la afinidad del hombro
de Henri M.
Ella coquetea, acaricia con una pluma la barbilla
familiar y, por fin, se aquieta.

Cartier-Bresson
oye decir a la paloma:
cada mañana te amo más,
más a tus alas, pronto el vuelo,
pronto, pronto tu vuelo.



Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas