lunes, diciembre 24, 2007

En la pizarra un poema XII

Repatriación. PARAGUAY





A la sombra. Un modo especial
de la espera, de la lectura,
de la conversación.

A la sombra el aire regala
un tacto que los adversarios,
esos guerreros de canícula,
no aciertan a hendir con sus armas.

Una demora, un estar tácitos
de acuerdo con el mediodía.
Una demora porque todo
es prescindible, porque nada
salvo medir lo vivo como
un hurtarlo a la muerte, puede
molestar.

Tal vez abanicarse,
espantar con la mano moscas
que conocen del tiempo más
que nosotros.

A la sombra. Donde las mesas
de trabajo se han transformado
en uso de las confidencias.

Donde esperar supone
burlarse del calor,
estar a salvo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

no soy anónima, soy BabiaS pero me cierran el paso estos sistemas ;)

Anónimo dijo...

Y como anónima decía, aunque se lo tragó antes...
Agua para todos y poesía, claro
Un abrazo navideño, poeta
BabiaS

Anónimo dijo...

Bien, bien

Anónimo dijo...

Llevo bastante tiempo sin poder acceder a comentarios.
A ver si ahora...
Tus poemas... qué puedo decir?
Que me gustan muchísimo.
Que me deleitan
Gracias amiga
Jade

Cristina dijo...

Transportas a otro mundo donde uno se siente como en casa. En tus poemas siempre hay sombra que protege del sol y sol que espanta las sombras malas.

Besos.

Leodegundia dijo...

Felices fiestas y espero que nos sigamos visitando durante el 2008.
Un abrazo

Aitor dijo...

Felices Fiestas tambien para ti Ogigia. Que te vayan de cine :-)

Anónimo dijo...

Me gunta ese mundo tan tuyo porque también es mío y más compartirlo, ya sabes, ese calorcito cercano, ese soplo de brisa.
Sara.

almena dijo...

mmm se adivina el calor y se siente confortable la sombra
:)
Ogi guapa, que el 2008 siga viniendo cargado para ti de realizaciones y sueños realizados.

Un besazo

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas