sábado, enero 06, 2007

Más pintura: Eduardo Beato II

© Eduardo Beato

En esta exposición, diferente a la referida en la entrada anterior, Beato nos presentó sus pinturas desbordantes otra vez en la luz, pero trabajó con pigmentos y/o materiales como arena, telas, etc., junto a los usuales en pintura.

El poema que muestro está corregido ahora. En su origen, cuando apareció en el catálogo, llevaba un formato más clásico en poesía, versos separados, medidos, etc., ...ahora, para la entrada de hoy, lo he transformado en una especie de rara prosa poética.






ACTO DE MAGIA

Se envolvía la arena con tejidos de hielo silencioso y antiguo. No tenía mirada, ni respuestas al mar porque le diera formas, estaturas de un sueño. La arena, sólo huesos de pájaros-reptiles que estrenaron los días de lluvia en las secuoyas gigantes, cuando niñas, cuando los ríos eran dominio de volcanes y de lunas.

Y ¿qué hacía la luz?

Crecer y no saberse, buscando las texturas que le dieran memoria. Asustaba a los hombres con su risa de fuego, quemándoles los ojos, diseminando heridas en la piel de los peces y pidiendo, sin tregua, hilos que la enraizaran al corazón de música de hermosas criaturas terrenales.

Pero vino de lejos,del agua, un alquimista, un hombre que sabía cómo nombrar el nombre de colores secretos y cómo enamorarles del lienzo que quería abrazarlos.

Se inclinó hasta la arena, recogio el aleteo de las aves dormidas, y se dejó la arena mezclar con el aceite, y sonreía al irse transformando en siluetas humanas, en edificios mágicos, irguiéndose, elevándose desde su lecho frío.

El hombre tensó el arco y dirigió su flecha: arrebató a la luz de su viaje ciego. La luz se abandonó a un asombro de carne, y el hombre la besó antes de desbordarla de vasos o columnas,antes de darle un cuerpo, una espesa caricia. Ella habitó los poros gozosos de la arena y fue su descendencia tanta policromía lejana de la muerte.

El alquimista se separó unos pasos, detuvo su pincel, su solitario gesto, y el mundo se asomó por la ventana para dar movimiento, para poner su firma de múltiple escritura al milagro final.


10 comentarios:

Aitor dijo...

Cuanto tiempo sin pasar por aqui...debo corregir esta tendencia a no frecuentar los buenos sitios.
Musus

Anónimo dijo...

la rara prosa poetica de un alquimista q caza la luz, puesto en el cauce adecuado, acaba eso en leyenda. ale.

almena dijo...

Tus actos de magia lo son, ya los vistas de verso o de prosa.

Un beso!

Miguel dijo...

Ogigia, perdona que cambie totalmente de tema, pero te acabo de encontrar y tu nombre me trajo recuerdos de otros tiempos. Hace ya, no sé un par de años, había una chica con el mismo nick en el chat libros de Infor que escribía unos poemas maravillosos con pinturas en la revista que sacó ese chat. Por eso quería saber, si no te importa, claro, si eres la misma. Sería una alegría poder reencontrarte leyéndote.

Por cierto, si eres ella, ufff mira que tienes años, eh... :)

Anónimo dijo...

Por fin te has dignado arreglar esto.
En este mi tercer comentario te digo
-que quiero el secreto del alquimista
-quiero crecer y no saberme... buscando...

-muassssss. Gracias
Jade

Marian dijo...

La rara prosa...¡magia!.Casi estoy segura de que te nacen versos hasta haciendo la lista de la compra :o))

Un besín

Babias dijo...

más prosa poética, niña, me gusta mucho. Y Beato, también - eso que suelo saltarme las imágenes, esta vez no, me atrapó también-

gonzalo dijo...

hay magia, como en tu mirada sobre el mundo.

Susy dijo...

Pues lo has dejado mejor imposible y las imágenes... complementan en belleza.

Besitos.
(No se si te has dado cuenta que el post queda abajo, muy abajo, o al menos así lo veo yo).

Sangre dijo...

...Si no fueras tu la hacedora de esta belleza...no la creeria posible...un abrazo ya retorne, de donde estuve...prendido de un sueño que me empeñé y acabo haciendose realidad...y hasta amandome...y yo a ella...con cariño. Carlos

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas