sábado, octubre 14, 2006

Wasserouverture IV

Harlequinade II

Ella come de pájaros, de cedros masculinos
que nacen de otra boca, de otra cueva
blandísima.
Ella quiere morir
para volverse río que lo bañe
y argamasa fraguando en las paredes
que habitan su insolencia,
su sexo de la muerte despertado.
Alice ya no es rubia ni de azulada
tersura la nieve de su abandono.





Menuet

"Haz de mí
el carboncillo grácil que tatúa
los papeles en blanco de los vientres.
Pasa tus uñas y araña mi espejo
pero no me dejes con la ebriedad
de mis manos buscándote en el aire.
Vuélvete leopardo que me asalte,
rata que roa el pan de mi futuro,
pero si eres la luz que me ha alumbrado
no te vayas de mí como la noche"

5 comentarios:

Lisola dijo...

Hola Ogigia:
Como siempre, un placer leerte. Me gustan estos últimos poemas.

A pesar de no continuar de momento con el blog. Entro y suelo leer lo que escribes...

Un abrazo.

Lisola.

Inma dijo...

in crechendo.
Un placer leerte, no me cansaré de repetirlo.

marian dijo...

Como siempre,poeta, iluminas mis domingos.A pesar de que me dejas sin palabras... algunas veces; como hoy, sin aire. :0)
Un besín

almena dijo...

Amiga mía, poeta por los cuatro costados (y hasta por el quinto)
:)

eres sencillamente genial.
En toda la extensión de la palabra.

Como los demás, no me canso de leerte. Como a los demás, ya sin palabras.

Tú lo sabes.

Un besazo

Leodegundia dijo...

"Haz de mí
el carboncillo grácil que tatúa
los papeles en blanco...."
Siempre logras frases maravillosas que expresan de forma poética actos normales y sencillos.
Un abrazo

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas