sábado, julio 23, 2005

Olympia, Manet



DESNUDO DE VICTORINA MEURENT





Arqueaban la ceja
sólo con monosílabos.


Sombreros según Ascot
separaban el mal de la victoria.

Si me preguntas te diré que rojos
purasangres
compitieron
y flotaba en el aire
la excitación.

Una elefanta prevaleció en la lluvia,
magullaba
los zapatos de raso. Fue soberbio
el barro con las heces
del corcel ganador llamado Trueno.

Me canso de envidiarlas
y mi cansancio se asemeja al tacto
de las flores
del echarpe de Oriente.

¿Vienes porque adivine tu futuro?

Serán
presagios en mis muslos como pitia
rodeada de signos.

Que te huela mi gato
y el ramo que trajiste no acicale
séptimas dinastías del hipódromo.

Que te sea intocable
y me prefieras
cuando vea en tus ojos
el simún del deseo que es la concha
de un dios adicto al juego de la muerte.

El brazo de una mártir
derriba escarapelas
y yeguas espantadas relinchando...
les ladea el sombrero
se empaña el maquillaje.

Y me suplicas:
desata el lacito de tu garganta

Y me halagas.
Esconderé el presagio en mi desnudo.

4 comentarios:

almena dijo...

Buenos días, Ogi.
Ya se te echaba de menos...
el verano ralentiza :-)

Besos

Miguelon dijo...

Muy bonito, creoq eu debería regalarnos tus flores más veces.
Un beso.

Leodegundia dijo...

Me admira ver cuanto puedes sacar son solo contemplar un cuadro.
Un abrazo

Ogigia dijo...

Gracias a todos

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas