miércoles, mayo 12, 2010

En el jardín de Artemisa II




      Si dejo de escuchar con la mirada,

      tumbada y nunca muerta,

      un oficio de mar

      acompasa sus olas en las ramas

      y, tierra adentro, barcos,

      griterío de un puerto, oblicuos

      mascarones impacientes.


      Me deslizo a las islas

      donde no se contagia

      el residuo de la melancolía,

      donde no se sabe llorar,

      dolerse,

      manutención temblando.


      Hay un estar viviendo

      lo presente,

      hay un exceso para nada

      de los giros más bellos que las damas

      suelen trazar con sus sombrillas.


      Tierra adentro,

      muy dentro, el viento de los árboles,

      mañanas de la espuma,

      veletas en las velas reidoras

      y una música cerca.




3 comentarios:

Manuel dijo...

un exceso paraa nada

almena dijo...

mmmm nueva imagen para la POESÍA

feliz finde, querida Ogi

Inma BabiaS dijo...

izadas las velas, otra vez un placer asomar ;)

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas