domingo, septiembre 17, 2006

Siguiente poema

La pintura es de Omar Rayo


Alice disfrazada de gata

Delante del espejo, sólo por un instante
como sueles moverte,
o el paso imperceptible
o ser casi una sombra si no insistes.

Apropiada comida
y tu cesto egoísta y la suave apetencia
de la tranquilidad.

Y si aparece el celo
que acaricie una mano tu trasero; escaparte,
llamar esa llamada,
exhalar un perfume, perfilarte los labios

y sonreír a todos zorramente.

Mientras tanto
con frialdad recibe los regalos,
que haya besos y abrazos tendidos en la alfombra.

Pasa tu lomo
por los pies de mamá; busca el regazo dulce
que hasta la primavera
quedan meses desnudos con pliegues solitarios.

Olvida las promesas que aprendiste
a hacer con las palabras.

Debajo de la arcada mayor que tiene el puente
guarda su nido un pájaro rarísimo.
Acecha sus costumbres, sus fabergé preciosos...
vigila cuándo sale,
cuándo limpia sus plumas para los esponsales
y paraliza el pulso
y cázalo deprisa.

6 comentarios:

marian dijo...

Tan felina... ¡que alarde de seducción!. Lástima de pajarillo.
Un besín y feliz semana

almena dijo...

mmmm dan ganas de ser gata...
:-))

besos guapaaaaa

mark66 dijo...

Como siempre, un placer leer tus letras. ¡Que inventiva, madre mía!
Tienes ya una colección estupenda, Ogigia. Siéntete orgullosa.
;o)

Susy dijo...

La alegría de la vida, los sentidos despiertos, las correrías y buscar nidos...

Un beso

Leodegundia dijo...

¡Pobre pajarín!, quiero a los gatos, pero me da pena que se coman a los pájaros, en fin, ley de vida.
Un abrazo

azzura dijo...

Siempre me dió pena lo de los pajarillos, quizás por eso no me gustan demasiado los gatos..
Una colección ya como para publicar un libro Ogigia;)

un beso

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas