domingo, agosto 13, 2006

Alice Lunar


Cuarto creciente

Tu hermana tendrá un hijo...Tú no esperes
el regreso de Pinkerton, la voz
de quien ensaya una promesa firme
o flores
que las recién casadas aderezan
en búcaros, en dormitorios cálidos,
en un joven y bello regocijo.

Quema tu aleteo de mariposa
cuando llegues allí.

Los niños serán siempre ocasionales
excusas para ocultarte y decir
que quieres descansar de los ansiosos
y estar desnuda y lejos de sus manos.

Los niños serán siempre de otras madres,
los marinos tendrán sólo una noche
de placer
en tu casa.
El mar verá tu vuelo de marfil.

Dile adiós a tu hermana girasol.
Despídete del día y su promesa
de nupciales navíos desde el Este.

5 comentarios:

marian dijo...

Ahh... Madame Butterfly... y esa luna preñada. Precioso.
Un abrazo silencioso

almena dijo...

Querida amiga.
Querida POETA.
Un beso

gonzalo dijo...

Me gus´´o esa luna, que coquetea entre la sombra y la luz.

Amanda dijo...

"Despídete del día y su promesa..."

Una tragedia contenida en un sólo verso.

Saludos, Ogigia.

Leodegundia dijo...

La luna siempre tan llena de misterio.
Un abrazo y buen fin de semana

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas