sábado, junio 10, 2006

Decimoctavos

© Ricardo Martín


And joy, whose hand is ever at his lips
Bidding adieu...

Keats

Aquella vez, al separarse
Geb y Nut,
no hubo retorno.

Alguien robó el instante:

cuando la ausencia se contempla
en la mirada del amor
y la alegría, levantando
su mano, permite cobrizas
promesas que se desdibujan
en lo sombrío,

cuando lo más hermoso observa
a su amante y la transparencia
disimula un desgarro,
un arrecife.

Al separarse Geb y Nut,
distanciarse para mirarse,
para el primer aullido de ansia,
para el sonido del oxígeno…

Atardece…

...Ésos son los amantes.

8 comentarios:

Lisola dijo...

Gracias Ogigia;

Estaba esperando tu poema. Ya tardabas...

Y nos roban tantos instantes.
Y todo se des_dibuja.

Hay que distanciarse, sí. Para apreciar el sonido del Oxígeno.

Un placer.

Lisola.

Susy dijo...

Precioso. Volveré.

Que los furtivos siempre se hallen unidos en las ausencias.

Abrazos

Marian dijo...

Hoy me dejas sin palabras... absorta en ese horizonte denso que quiebra el espejo.
Un besín y gracias por los ánimos, para mí tienen un valor entrañable

almena dijo...

Querida Ogi... de vuelta ya.
¿Sabes que sois un tándem inceíble, Fotógrafo y Poeta?

Un beso

Amanda dijo...

Precioso fuego, Ogigia... el que prende esa ausencia, de la eterna despedida.

Un saludín.

Leodegundia dijo...

Impresionante ese cielo con su reflejo en el agua.
Un abrazo

Ernesto dijo...

Preciosa foto, preciosa versión de la leyenda. Un abrazo.

aitor dijo...

genial :)

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas