sábado, mayo 06, 2006

Poema, foto, 13


© Ricardo Martín


De repente: un presentimiento de la desesperación,
una silueta de aquello que arrasara la compañía,
la vecindad, la calle del trabajo, el jardín del cerezo.

Si ese día acaece y se prende negra su luminaria
que me encuentre convertida en álamo, en olvido, en nidales,

que yo esté muerta ya y no recuerde cuántos amores tuve
y cómo se amaron los hijos de los hijos de mis hijos.

Que no recuerde ni siquiera haber muerto ni haber vivido
.

9 comentarios:

Leodegundia dijo...

Inquietante la foto, no me estraña que te produzca una sensación de angustia.
Un abrazo

Marian dijo...

Hirosima...no,pero el mismo miedo.
Que no se nos olvide esta ¿plegaria?.
Un besín y gracias

Ernesto dijo...

Preciosa la descripción del sentimiento, terrible el suceso que lo provoque.

Un abrazo.

azzura dijo...

La foto estremece.. tu texto para mí, lo suaviza;) besitos Ogigia, feliz semana;;))

Hell dijo...

Da miedo ese día, mucho miedo y es cierto, si ha de llegar, que sea cuando ya yo tampoco esté.

Preciosa la foto, aunque yo no la vinculo al texto.

Un besazo!

almena dijo...

La otra cara de los "cielos de Toledo".
Un besazo, POETA :-)

*Blue*Princess* dijo...

que puedo decir .. me levanto de mi silla y te doy un aplauso ;)

Meternura dijo...

Que no se levante ese día como columna negra en nuestra vida. Preciosas letras, paisana.

He descubierto tu blog por esos azares del internet, que te llevan de un enlace a otro, y es un placer visitarte. Tus poemas y las fotos del libro Cielos de Toledo, una maravilla. Mucha suerte en la presentación y ojalá pueda acercarme.

Besos.

Blogsin dijo...

Mejor entender la no existencia, mejor aceptarla, antes de verla. Tus letras la despachan, tajantes, crudas.

"Que no recuerde ni siquiera haber muerto ni haber vivido"

Pero mientras vivamos, que tus letras abunden.

Otro beso, Ogi.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas