miércoles, diciembre 14, 2005

Poema y fotografía

Una destreza se anuda a un ritmo y origina la levedad.

Tus muertos están de tu parte.

Sientes su respiración transparente en los nudillos de tus manos y concentrarte en la blonda es una conversación y les dices: vuestra caricia es la flor de los hilos; estáis tan cerca que os oigo mover por mí los alfileres.

Sabes que cada cual carga con un secreto, que las mujeres en compañía tienen a sus muertos detrás, protegiendo su espalda, enjugando las lágrimas que no deben salir en la tarde tan hermosa de la plaza.

Les dices a tu abuela, a tu tío: miradme, voy tejiendo un encaje con mi propia cansada materia, un camino de mesa para que sostenga mi nombre ínfimo.

Hablar con las otras mujeres lleva un aire teatral y convencido.

Nada es verdad salvo mis muertos, piensas, nada que no sea dibujarlos sobre el almohadón y pedirles pequeñeces porque están sentados con los dioses de la Nada.

Después te irás con ellos cuando cese el dindón de los marfiles.

Quizá tu hija venga a restablecer lo que dejaste o quizá únicamente muertos anuden lo ligero en los bolillos.

12 comentarios:

toshiro dijo...

Los muertos son una certeza incontestable(quizás la única).
Debo decirla/te una cosilla: (he seguido parte de su/tu obra y más allá de premios y coronas ante todo sus/tus textos me parecen gran literatura,solo quería felicitarla/te ).
Un abrazo

aitor dijo...

Solo una vez vi hacer encaje de bolillos... y me resultó fascinante.
Parecía que en las manos de la mujer se acumulara una sabiduria de siglos.

Musus

azzura dijo...

También de pequeña ví hacer encaje de bolillos y me pareció increible.. como tu texto Ogigia ;) de una belleza increible
Feliz día, un abrazo

leodegundia dijo...

Quizás la vida es como un encaje de bolillos, hilos que se entrecruzan y van formando la historia que otros tendrán que continuar cuando nosotros faltemos.
Un abrazo

Marian dijo...

Me pacere tan delicado y tradicional este arte de encajar y trenzar los hilos como virtuosa tu capacidad de convertir la vida en palabras perfectamente entrelazadas.
Un besín

Hell dijo...

Ogigia, en algunos pueblos, esa imagen y esa escena, me ha traido ideas semejantes. A veces es como si rezaran.

Qué serena tristeza me han transmitido tus versos...
Un beso.

gem@ dijo...

Que recuerdos más dulces, mi abuela hacía bolillo, desde mi diminuta altura yo la contemplaba absorta, embobada, hipnotizada mientras sus dedos danzaban, ella mientras cantaba como un susurro... y de vez en cuando me miraba sin dejar de danzar sus dedos, y sonreía supongo que al verme tan adstaida observándola.
Gracias Ogigia.

almena dijo...

Buenas tardes, Ogi.
Siempre miraba maravillada ese baile de los bolillos entre los dedos ágiles y rápidos...
Un besazo

Caboblanco dijo...

Me gustó la foto de nuevo...

La senda dijo...

dicen, que algunos trabajos están destinados a desaparecer...

dicen, que las cosas tradicionales muren, frente a la avalancha tecnológica....

dicen que todo va pasando y formando parte del recuerdo, del pasado....

me gusta disfrutar de las cosas hechas con la mano y el corazón llenos de experiencia a pesar de lo que digan....

abrazos y felices fiestas

César Andrés Ramírez G. dijo...

Me gustaria pensar que los muertos gozarán de la compañía de las divinidades, pero no las divinidades de la Nada... como las del Hades... una vez allí, la psikhe no tendrá mas oportunidad que la de convertirse en espectro, en apenas un soplo de olvido...

Miguelon dijo...

Feliz Navidad y que el 2006 sueños te traiga muchos sueños, y que se vayan cumpliendo.

Besos

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas