lunes, agosto 15, 2011

Signos sobre la tierra XV





      Fuego en la tarde


      Al mar llamado Klee, tan cerca

      de los muros de la ciudad,

      o la tarde, que tú la llamas

      lago.

      Entrecerramos los ojos

      convirtiendo la espuma en giro

      de la perfección.

      Al instante,

      al espacio leve mediando

      entre la alegre certidumbre

      de abrazar, al instante justo

      de no todo melancolía,

      algo en el fuego comprensivo,

      cierta idolatría de nuestra

      parte.


      Al agua llamada Klee,

      prendida antes del sufrimiento,

      enjoyada sin arrogancia.


      Cuando nos saludamos, cuando

      dijiste

      que me visitarías

      en el agua.


domingo, agosto 07, 2011

XIV Signos sobre la tierra



      Sobre la tierra


      El viento me da en la cara

      y los fragmentos de un planeta

      parecen disgregarse,


      pero no,

      está el humus amalgamando,

      está el recorrido del viento

      que, si arrastra consigo sueños,

      recobra marcas de haber sido

      niña, lo soy, nunca dejé

      de serlo,

      están vuestros nombres, avanzan

      sobre las grietas de la muerte,

      me asustáis a veces,

      avanzan,


      pero no,

      bajo la tierra ya no duele

      una deserción,

      no os marchéis todavía.


      Hay razones verdes,

      sobre todo

      ésas que me gustan surgiendo

      de los retoños de los árboles,

      apenas vistas por el viento,

      imparables,

      sentidas.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas