sábado, junio 30, 2012

XI Der Blaue Reiter



      Ballet ruso. Macke

      El abatimiento 
      danza en el escenario hasta hacerse
      sutil.

      Ha pintado sus ojos
      con el azul ultramar de un día
      cuando, aún de niño, no cargaba
      sobre su espalda lo inacabado.

      Su rostro hiere… ¿o es una máscara?

      Danza
      y
      danza
      en la afección.

      Esquivo ciervo que, al elegir
      la soledad, elige la ausencia.

      Oh, dolor, danza,
      libera de la nada a la música
      del bosque donde repta escondido
      un sueño.
      Danza, gira hermoso y magullado.

      Tu paso ocasiona un aire de fuego
      agreste
      que le borra la memoria al público
      y, entre bastidores,
      acaricia los labios
      de los tramoyistas.

viernes, junio 22, 2012

Der Blaue Reiter X




      Pájaros. Marc

      Patinan en el ónice
      del amanecer ignorando
      qué engranaje,
      qué horario insaciable reinicia
      tu vigilia.

      Paseaste en la dilación
      de una corriente donde nada
      temblaba,
      una demora en cada paso
      como la coreografía
      de los ballets rusos
      mientras te recreabas
      en el regalo
      de la serenidad.

      Ahora
      los pájaros rayan el hielo
      con sus alas
      y separan del alba lanas
      para no despertar.

      Viene
      el momento  de abrir los ojos.

      Viene el encuentro
      con el desgarro inacabado.

      La indiferencia
      canturrea con un lenguaje
      de planetas lejísimos.

      Y tú te obligas a seguir,
      ¿a seguir viviendo?

sábado, junio 16, 2012

IX DER BLAUE REITER




      Promenade. Macke

      No se entiende que lleves sombrilla
      de palabras
      cuando sólo crecen nubes, golpes
      de realidad en el estómago.

      Te distancias
      de la incisión, del asunto preo_
      cupante del i erre pe efe,
      de los niños que cantan sin tregua
      a la muerte de arena - ¿Ves? Ellos
      tampoco se ocupan del asunto-,

      te alejas de nosotros, comentan
      los que te quieren.

      Y eliges proseguir el paseo
      escuchando pájaros de Marc,
      sonriendo a deshora la sonrisa
      de la ceguera
      salvo emocionarte a través de
      olvidadas pestañas blaue reiter,
      pájaros con lengua de la seda
      que los poetas jóvenes
      han escondido
      en la sopera de la pereza.

      Prefieres
      un largo y elegante paseo
      por otro mundo,
      ser una torre que nadie mira
      o ser delgada.

jueves, junio 07, 2012

VIII Der Blaue Reiter






      El molino encantado. Marc

      Hablo contigo desde  el agua, 
      mi jinete,
      aunque no se sacie la sed
      del tiempo.

      Llegaste en un rizo solar
      con la melancolía
      que arde aún bajo la ceniza.

      Y ahora te digo
      que no todo concluye,
      mi amado,
      y tú me miras azul, fino
      de ligereza ecuestre
      pues los caballos saben
      un modo secreto
      de abrazarse.

      Hablo contigo recobrando
      escasas esquirlas de magia
      -aquel cristal que tanto
      nos lastimaba en el deseo-,
      y si venías
      con palomas violetas
      desangrándose,
      ahora te digo
      que no me pierdo, continúo
      en ti,
      giro y giro avanzando
      sin fin
      hasta un comienzo transparente.

sábado, junio 02, 2012

Der Blaue Reiter VII




      Niñas en el boque. Macke

      La gracia del presente es flexible,
      un sombrero de paja sin peso.

      Observa:
      diosas pequeñas se cambian lazos
      unas con otras;
      hechicería
      que envenena el agua de un molino
      del que nadie se atreve a beber
      por no equivocar, en el fluir
      del agua, las voces de los niños
      con voces de sus muertos.

      Luego
      anudan los lazos a  los troncos
      como oraciones griegas;
      ellas,
      salvajes de inocencia,
      curioseando
      el abrigo de un tigre de tiempo.

      Tú no  te acerques nunca,
      ni las toques,
      están hechas de fuego,
      son una trampa.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas