jueves, julio 29, 2010

El Jardín de Artemisa XIII


      Entra conmigo.

      Morir se precipita a estar cansados,

      no sólo nuestro abrazo,

      formar parte,

      reconocer las lenguas,

      el tesoro.

      Moriremos jamás aunque la muerte

      nos reemplace

      únicamente historias sin nosotros.


      Los días son un día

      del presente, es el día, ¿quién sabe

      coincidencias o multiplicaciones?


      Moriremos jamás aunque la muerte,

      y te podré tomar

      de las crisálidas

      rompiéndose sin pausa.


      Yo lo sé, lo sé,

      ahora es cuando te amo.

      Nos reiremos juntos

      del futuro

      y moriremos nunca

      en mariposas.




jueves, julio 22, 2010

El Jardín de Artemisa XII


      Hembras del icneumón que ponen huevos

      en las orugas vivas.


      El viento vuelca especieros de lluvias

      y cuando atempera su paladar

      piso descalza charcos,

      superficies de cosas.


      Esto es la primavera.


      Se comen desde dentro el jade tibio

      de las orugas, diablos diminutos

      y siempre estuvo así.


      No, no consigo

      mantenerme en lo seco.

      Sobre los dedos de mis pies, las setas,

      mujercitas

      que si las miran gimen una lágrima.


      Esto es la primavera, dice el cuco

      y lo propaga el viento.


      En mí, por fin, las lunas con el agua.

jueves, julio 15, 2010

El Jardín de Artemisa XI


      Estoy bebiendo

      del agua del estanque para ser

      igual que las Muchachas

      Doradas

      y con cara de felicidad pero

      salvajes ojos ir

      donde los perros de la Diosa apresan.


      Estoy bebiendo

      para destilar los frutos del saúco

      que remedie tu mal,

      ciervo amado,

      mío.


      Te secaré la lluvia de los párpados,

      preguntaré

      a las Gwragged Annwn

      cómo es tu mar para verter las ollas

      del licor

      y si bebes del agua

      que riza mi lengua, que espera sabia,

      las galguillas veloces

      por el sol

      serán

      lo que fueron siempre, me auparán

      a tu lomo

      y te cabalgaré desordenando

      tontas palabras de la primavera.


      Sobre ti, entre tus astas,

      tocando a las Muchachas de los árboles,

      despeinada, desnuda.


jueves, julio 08, 2010

X El jardín de Artemisa



      LUNA

      Muescas en la corriente,

      contornos de los dedos de los pies

      que saltan.


      Qué tintura

      de haber alimentado

      sacramentos sumisos

      o soledad o naipes que predicen

      solterías,


      qué frío

      no desdeñoso,

      no de una virgen apocada , amarga,

      blanquea los tendones de las corzas

      y seres que se vuelven

      de perfil murmurando...


      Qué estanque flota

      porque la gravedad son las espinas

      de los barzales...


      Y no se queden huevos

      sin abrirse,

      gruñidos de la sed en las oseras.


      Nunca diré

      que fuesen los fantasmas habitantes

      vencidos.


      No contaré que vi

      desde un pecho humeante florecer

      mujeres transformadas

      en deseo.


      Voy entre ellas

      y tenso el arco

      para montar los toros desvelados

      en campos,

      para nadar sorbiendo de las moras,


      para cazar al día,

      para hacerme

      orgullosa.

jueves, julio 01, 2010

El Jardín de Artemisa IX


      ZORRA

      Pensar en ti, muchacho,

      ratoncillo del Sur.


      Soy vieja

      cuando bicheo entre las madrigueras

      tu rastro,

      tus dientecillos breves en las piñas.


      Tan hermoso

      que estaría jugando

      contigo sin cansarme

      y sólo el urogallo desairado

      me abriría la boca.

      Tan nuevo bajo el corcho de la noche

      que te permitiría

      mirarme si me baño,

      si desnudada vuelvo

      materia femenina los estanques

      y me convierto en Diosa.


      No me preguntes

      qué edad bebe el acíbar de la jara,

      qué víboras mi astuta soledad,

      mi rojo, el rasgo

      oblicuo de mis ojos.


      Eres hermoso porque ya fui vieja

      en la emoción del liquen

      de noviembre,


      y antes de devorarte me enamoro

      o te dejo escapar

      para seguir el juego.


Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas