viernes, junio 26, 2009

Poemas Aniversario IV





      Esta extrañeza con las cosas,
      esta pregunta madrugando
      como si viera por primera
      vez y no acertara a decir
      cuánto del mundo circular
      y arisco se desliza
      a la música enamorada
      con tu atención.

      Escucho a los pájaros
      del río aclarándose,
      urgiendo su apetito, yendo
      en el amanecer de mayo,

      percibo el aire fresco y fino
      sin dudas: llega, envuelve
      la existencia pausada
      del magnolio

      y van y vienen seres tristes
      a su trabajo y su amargura

      y van y vienen los que están
      tranquilos, comprendiendo
      señales.

      Esta extrañeza
      como si naciera y me vierais
      desprotegida,
      una niña desnuda
      e ignorante…

      Sí, soy esa niña surgiendo
      de su sueño pueril
      y de su olvido,

      y me otorgas un nombre,
      dios, y me regalas
      tu país,
      señor amado, azul, marino,
      día.

      Sí,
      me das un nombre que me abrigue
      y en su palabra cierta,
      apasionada,
      están todas las cosas.

domingo, junio 21, 2009

Poemas Aniversario III



      Este metal hecho de ausencia
      se deshace en mis manos

      y de dureza y frío y filo
      se vuelve raso como calma
      caricia empapando mi piel
      con su soltura.

      Atraviesa mi concha,
      donde nadaron salivillas
      ácidas desova, se aloja
      en cualquier carne de aflicción,
      en cualquier pliegue riguroso
      que no sea alearse bajo
      su deseo, bajo su intruso
      deleite
      de precioso metal que nadie
      escucha.

      Y consigue el lado lunar
      de mi piel,
      consigue dentro derribarme
      el orgullo, domarme el alma,

      me atrapa, interno, hasta humillarme,
      hasta ser yo su nido,

      y cuando me ha habitado y mueve
      el pulso que me asiste nada
      tiembla, nadie lo percibe.

      Y vuelve a endurecerse, vuelve
      a su oro hiriendo mientras me ama,
      enjoyando mi sangre,
      regalándome vida.


viernes, junio 12, 2009

Poemas Aniversario II







      Como niebla en la vega, busca
      resistir, espesarse
      en la materia del aliento,

      sólo vida desnuda aviva
      el apetito de los sauces,
      desentumece a criaturas
      que desconocen la palabra
      exacta del amor,

      niebla
      horizontal,
      primaveral,
      desfleca el deseo, lo extiende,
      lo vuelve imprescindible,

      se distancia de sí,
      ignora el agua incluso, rompe
      el volumen que obstaculiza,
      hace añicos falsos cristales,
      cruza los cuerpos, ya no es cuerpo,
      se despoja del cuerpo, obtiene
      eso que crece dentro
      de la tierra,
      eso que espera para ser
      amado a costa de la sangre
      ingenua y clara,

      y luego
      incorporarse al otro cuerpo,
      mudarse hasta el latido
      soterrado,
      consumarse, olvidarse.

      Como niebla en la vega, afán
      loco en el alba,
      resistencia.


viernes, junio 05, 2009

Poemas Aniversario I




El 17 de mayo leí estos poemas para celebrar el 400º aniversario de la fundación del convento de carmelitas descalzas aquí, en esta ciudad. El convento fue fundado por Teresa de Jesús. Los poemas se incluían en un concierto de piano. Estos textos acompañaron las piezas de Música callada, de Federico Mompou. Ahora se los dedico a algunas personas que me han pedido leerlos en este blog


............................................


      He perdido mi nombre,
      la certidumbre de mis señas,
      voz familiar, acostumbrada
      a sílabas natales,
      a primeros sonidos.

      Ahora no me llamo
      como soléis llamarme,
      no sabéis encontrar mi nombre
      donde estaba
      ni hallaréis el espacio
      que me ocupa.

      ¿Qué dios es este que me roba
      el aire de mi nombre?

      Salgo hurtada a la luz, se mueven
      con el día los prunos
      rosados de Matisse
      y un denso aroma añil
      de las raíces:

      tienen hambre, salen del sueño,
      requieren nuevos mimos,

      y un ansia o savia, o en este aroma
      me busco, ya no importa
      ni mi sangre heredada,
      ni un milagro siquiera,
      ni mi nombre.

      ¿Qué dios es este esquivo pero
      ávido y listo con mi cuerpo,
      ausente pero mío,
      ardiendo en su misterio pero
      tan caprichoso con mi nombre?

      Lo he dejado perdido
      en su llegada
      y voy a él como quien va
      de fiesta o sacrificio,
      como quien se abandona al viento
      apasionado,

      ignorándome todo
      salvo el gozo,

      ignorante de todo
      y de mi nombre.




Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas