sábado, marzo 28, 2009

Nº 23 de Hermes. Primer poema





      Si dejo de escuchar con la mirada
      y silencioso el párpado del miedo,
      tumbada, nunca muerta,
      un oficio de mar
      acompasa sus olas con las ramas
      y, tierra adentro, barcos,
      griterío de un puerto,
      oblicuos mascarones impacientes.

      Me deslizo a las islas
      donde no se contagia
      la melancolía,
      donde no se sabe llorar,
      dolerse,
      manutención temblando.

      Hay un estar viviendo
      lo presente,
      hay un exceso
      de los giros más bellos que las damas
      suelen trazar con sus sombrillas.

      Tierra adentro, muy dentro,
      el viento de los árboles, mañanas
      de la espuma,
      veletas en las velas reidoras
      y una música cerca.




    Rose - Ludovico Einaudi

    viernes, marzo 20, 2009

    Revista Hermes, nº 22. Primer poema





        Jardín francés


        Jugaré contigo a la perspicacia
        de la expresión que oculte mi silencio.
        Palabras lanceadas, esgrimidas
        diseccionando la curiosidad,
        danzando cautelosas y en alerta,
        devolviendo el asalto mientras callan;
        palabras que sonríen, ataviadas
        de ingenio, de sutiles veladuras.

        Pero quisiera apoyar mi cabeza
        en tus brazos y revelar mi frágil
        baluarte, cansarme de mi astucia,
        dejar el juego, convertirme en niña,
        dejar el juego, nombrar mi silencio
        sin cautela, cansarme en ti, llevarte
        hasta la intimidad de mi descuido.

        Y sólo me queda jugar contigo,
        contrarrestar el golpe de tu lengua
        con voz deliberada, conteniendo
        el delirio que lucha por salir
        y estar desprotegida en la alegría.

        Jugar, jugar contigo, entretenerte
        y, a costa de mi misma, cautivarte.




    Requiem For A Dream - 32 - - Lux Aeterna.

    sábado, marzo 14, 2009

    Cuarto poema. Nº 21 de la revista Hermes



        Cualidad de lo invisible

        Debería alegrarme
        pues soy de la materia del sonido.
        La loza cae
        desde un vasar en el otro hemisferio;
        alguien habla detrás de las cortinas
        y, en el templo
        la carcoma que insiste,
        el viejo fémur cruje sin mostrarse,
        un murmullo, la puerta,
        la escalera de Bach.

        Tu olfato me recibe:
        esa paja mojada
        antes del sol,
        esa alquimia que frota tu mejilla
        si el ascensor te invita a su fantasma.

        Debería alegrarme con mi noche;
        sé lo que sabe el pez
        de las Marianas
        y sé que la belleza pertenece
        al aire denso, ocurre
        que refleja la luz.

        En el aire caliente donde vivo,
        algo que da su música al desierto.



    If I Had You.mp3 - Diana Krall -

    viernes, marzo 06, 2009

    Revista Hermes, nº 21, tercer poema


        Nos movimos como dos pájaros en llamas*


        Eres la diadema que despeja mi frente
        para que me recorra tu mano la cara
        pues no se conforma tu pupila afilándose
        y te encegueces a propósito,
        tan ávido
        que me asusta el sexo dormido del naranjo
        ahí, en la tierra baja, y que despierte hambriento.

        Ya me avisaba Francisco que había
        manos con ojos y con colmillos que inflaman
        lo que prefieren: lo desesperan, lo dejan
        sin alas de tórtola ingenua, pensativa.

        Eres una mano larguísima que alisa
        mi pelo,
        una mano
        que mete sin temor su mano en las hogueras
        y de diademas humeantes entusiasma
        al carboncillo triste y fin de mi hermosura.

        Ahora yo seré revelada.

        Nos verán desde lejos arder como faros
        y llamaremos viento a este altivo peligro.



        * Verso de un poema de A. Sexton. Y su retrato.



    Luce Dei Miei Occhi - Ludovico Einaudi

    domingo, marzo 01, 2009

    Segundo poema de la revista 21 de Hermes


        Día que te pone la cabeza loca

        La veleta clava en elviento
        su derrota.
        Un diablo de hierro ríe
        en el campanario.

        Este viento que desposee
        constancias,
        que aúlla
        sin ladrido y pretende
        irritar a las puertas, silbar
        en las junturas.

        La madrugadora mujer
        tiende sumisiones de sábanas
        porque el viento las despoje
        de una enfermedad
        y las asalvaje
        y las empuje a despedirse.

        Hojas que el pico del vencejo
        escribió para los racimos,
        dóciles hojas de abanico
        extraviado,
        hojas,
        cada una de ellas con su blusa
        roja y veneciana,
        remolino en recreos, niños
        que gritan.
        ¡mirad, arriba pasa el manto
        de una bruja blanca!
        y se arrojan puñados como nieve
        sin muertos.

        ¿A quién
        escucha
        el viento?

        ¿Qué melodía le sedujo
        y vino de ningún retorno
        o de ninguna discreción,
        de ninguna pregunta?

        ¿Y qué come
        sino palabras,
        breves miguitas que te fui
        dejando
        tras mi paso
        para que tú no me perdieras?


    Rubylove - Cat Stevens

    Datos personales

    Se ha producido un error en este gadget.

    Archivo del blog




    Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
    Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas