domingo, diciembre 30, 2007

Último texto de EN LA PIZARRA UN POEMA




Solentiname. NICARAGUA


Todo se resume en ser mirada:
los nombres, tenaces atavíos,
amores de palabras nocturnas
-esos amores equivocados
con peligrosas palabras dulces-,
jornadas sucediéndose iguales
para que no se rompa una ciega
ilusión de lo eterno.

En ser mirada, en ser rescatada
sin asegurarme la alegría;
ser mirada, ser escogida
de entre la indistinción, de entre mezclas
fugaces…

Porque los dioses, cuando me miran,
no se están obligando, no juran
dádivas, no me ofrecen confianzas.

Sólo me despiertan,
Sólo me revelan.




lunes, diciembre 24, 2007

En la pizarra un poema XII

Repatriación. PARAGUAY





A la sombra. Un modo especial
de la espera, de la lectura,
de la conversación.

A la sombra el aire regala
un tacto que los adversarios,
esos guerreros de canícula,
no aciertan a hendir con sus armas.

Una demora, un estar tácitos
de acuerdo con el mediodía.
Una demora porque todo
es prescindible, porque nada
salvo medir lo vivo como
un hurtarlo a la muerte, puede
molestar.

Tal vez abanicarse,
espantar con la mano moscas
que conocen del tiempo más
que nosotros.

A la sombra. Donde las mesas
de trabajo se han transformado
en uso de las confidencias.

Donde esperar supone
burlarse del calor,
estar a salvo.

sábado, diciembre 15, 2007

En la pizarra un poema XI


Koula. MALI


Va fluyendo un relato del agua primero tímido, olfateado por las gacelas cuando corría subterráneo, más escondido aún que los enemigos.

Después humilde pero salvaje mana, emerge desde la callada soledad de los lentos estratos, y en su argumento habla de un tesoro de huesos dorados, de jardines sumidos en la luz interior de los deseos.

Y si lo escuchas, si ese relato llega a ti fresco de transparencia y tú lo bebes y se reparte por tu cuerpo hasta los suaves vértices de tu temblor, hasta ese misterio de tu espíritu, perteneces entonces al lugar de los habitantes que vivieron con alas, y comprendes que nada muere en ti, que has escuchado el cántico de los primeros adoradores de la vida: cuando era muy joven cualquier día del año y la historia no era más que una sutil sonrisa de saludo.


domingo, diciembre 09, 2007

En la pizarra un poema XI


Koula. MALI







Lejos de la música otra música
del cubrir, del concentrarse en hilos
que luego separan el pudor
de la arena.

Entre tanto, sosegadamente
como cachorros de leopardo
después de su comida, ellos miran
algo cautelosos, algo quietos.

Y muy cerca la tierra está hilando
confiada.

Es esa música, es esa calma.



domingo, diciembre 02, 2007

En la pizarra un poema X




Totonicapán. GUATEMALA



Dulce fruto, pequeños mordisquitos que daría
a la joya de la pulpa recogiendo estaciones,
orillas con libélulas del tamaño de un beso.

Concentrarse

consiste en ir comiendo muy despacio
no sólo de carne nutritiva, no sólo zumo
luminoso. Seriamente sumirse en la delicia,
mirar a los caimanes que pasan de largo, oír
a los muertos

cantar las viejas canciones de guerra.

Paladear con lentitud y ser la envidia ácida
de los limones de nombre perdido y los tomates
con sus semillas a punto de revelar estrellas.

Dulce fruto, sajo de lunabella sonrosada.

La seriedad

consiste en no me observes más y sigue
tu camino
buscando lo que aún queda del rastro de tu amor.




Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas