lunes, noviembre 26, 2007

En la pizarra un poema IX


Ciudad de Guatemala. GUATEMALA



Si preguntas al viento de verano dice
carcajadas de islas donde crecen los magos.

En nada es destierro, todo es la ligereza
de estar presente, de acudir a la alegría
que no asegura ni siquiera su aleteo,
que ni siquiera corresponde a su promesa.

Si preguntas al viento de verano dice:
me desdibujo de tanto desear ir
a los dientes de leche, a mulliditas nucas
que los magos tienen con seis años e isleños.

Ahí la costa no asolada, la dulcísima
playa
de jugar al viento, de ser de una materia
semejante a las nubes, al carey de azúcar,
a los enigmas.

Si preguntas al viento de verano dice
pero sólo ámalo,
sólo acepta sus carcajadas de canela.

viernes, noviembre 23, 2007

En la pizarra un poema. INVITACIÓN


SEGUIRÉ CON LOS POEMAS DE ESTE LIBRO

PERO AHORA OS INVITO A SU PRESENTACIÓN...

Y A LA CELEBRACIÓN DE LOS QUINCE AÑOS

DE LA ONGD "ESCUELAS PARA EL MUNDO"

domingo, noviembre 18, 2007

En la pizarra un poema VIII



Ciudad de Guatemala. GUATEMALA


En cualquier lugar se reúnen
los dioses
para asemejarse a secretos,

para que las risitas cómplices,

para regalarme tu cinta,

para entretenerme con lente-
juelas

miste-
riosas

diaman-
tinas,

para que cualquier libro cuente

y para lo tranquilo
y para lo adorado.

En cualquier lugar se reúnen
los dioses,

y aunque se peinen con coletas
y pasen desapercibidos,

para decidir si continúa
girando

el
sol

entre

los
árboles.


domingo, noviembre 11, 2007

En la pizarra un poema VII


Santa Cruz de la Sierra. BOLIVIA




Cuando preguntes por el futuro
y asuste el riesgo del abandono
como una sed de sal
analfabeta
será preciso que tú nos mires,
responderemos al amedrento
como el agua de sol
hecha de risas,
esa escritura de estar soñando,
esa certeza de la palabra.

jueves, noviembre 01, 2007

En la pizarra un poema VI



Tirina (Bolivia)




Entre un dedo y el otro la esmeralda del país
de los jaguares alados. Pero ante esa sonrisa
me doy por vencida, grito bajito para no
despertar a los huracanes, tiemblo, y la importancia
de estar abrigada, estar querida, estar recordada,
es un trozo de vidrio que el agua ha pulido así,
así, rítmica.

Detrás de ti las caracolas de los viejos dioses,
el fragor de unas piedras talladas en carne viva,
el silbido que las flechas gustan de repetir…
detrás de ti la devastación y sus crucifijos.

El guijarro diminuto canta entre un dedo y otro
pero ante esa sonrisa los jaguares se adormilan
a mi lado.
Y, si les inventas un nombre, que el niño se llame
Merlín.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas